Tuesday, August 19, 2014

Comida Realmente Gringa (americana ...) Parte V: Viajando con el Gringo G ... CÁNADA, Vancouver, BC!


El lugar: Vancouver, Canadá – ¡Comida en el norte!

Gringo G’s Experience

Resumen: Antes de llegar a Vancouver, Canadá, Gringo G llegó a la ciudad sabiendo poco de lo que podía esperar, su paladar estaba limpio, por así decirlo. Pero ¡guau! viajó a lugares fabulosos, con vistas increíbles, cultura y sobre todo delicias culinarias suntuosas y muy variadas.

La comida: El primer paso en esa montaña rusa de sabor fue  The Oakwood Canadian Bistro, donde el Gringo tuvo el placer de cenar después de un largo viaje en coche desde Seattle. El ambiente era muy refinado, con una luz agradable que se mezclaba bien con el acabado de madera (para hacer honor a su nombre) en la mesa, la barra y las paredes, junto con su música bien seleccionada que tenía momentos movidos, pero no era avasalladora.

El servicio fue excelente, amigable (nuestra mesera nos recomendó después un bar para seguir la noche), eficiente y profesional. Cuando la comida comenzó a llegar todo parecía muy fresco y diferente.

Las albóndigas de cerdo o Flying Pigs, colocadas en largos palillos sobre una tabla de roble, eran excepcionales. La mezcla de mostaza con maple y las albóndigas ricas y saladas fueron una buena forma de comenzar la cena. Para los platos fuertes elegimos  el poutín típico canadiense y otro plato de mero. Ambos eran eran frescos, excelentemente realizados y muy creativos. El brisque sobre el poutín se derretía en tu boca y se combinaba perfectamente con el tradicional gravy y papas fritas con leche cuajada. La porción de mero era bastante bien servida y preparada a la perfección, con una capa crujiente por fuera y pescado perfectamente cocido por dentro sobre una cama de lentejas y tocino, simplemente fantástico.



Para terminar llegó un pastel de zanahoria con helado de zanahoria como postre. En un mundo ideal así debió ser LePigeon de Portland, Oregon, en la opinión del Gringo.
Cuernos de Alce!
Lleno en miércoles ... buena señal!
Flying Porks!
Poutine Canadiense
Halibut
Postre Fusión!

El segundo punto destacado de esta experiencia gastronómica fue  Banana Leaf (en West Broadway) que vimos por casualidad cuando íbamos en un autobús sobre Broadway rumbo a The Oakwood la noche antes. Fue un gran descubrimiento, el local es simple pero refinado y se especializa en almuerzos y cenas. La comida malasia que se sirve ahí ha sido reconocida por el gobierno malasio y con razón. Por un precio muy accesible recibimos un lunch de cinco tiempos, comenzamos por una ensalada ligera con frutas asiáticas. Luego como platos fuertes: curry rendang con res y ejotes sazonados; unos deliciosos camarones  gulai tiger, y un platillo de vieiras con un curry de coco para chuparse los dedos. Todos los platillos eran una mezcla increíble de especias, picante, dulce y salado, una experiencia emocionante.


PD: Si pensaban que se nos había olvidado el quinto tiempo se equivocan, cuando parecía que ya no nos cabía más llegó un plátano al horno con helado y cacahuate, delicioso.
Ensalada Asiática Fresca
Cerveza Tiger
Rollo de Puerco con Curry
Los Platos Fuertes!
Langostinos Gulai Tiger y Escalopas
Bife Rendang con Curry
Tempura Banana

La última parada del gringo en el desfile de sabor fue Gyu-Kaku Japanese BBQ (ubicación en Uptown)  comida japonesa con mucho sabor, grasa animal y calor (nada de sushi o sashimi). Además tiene una mezcla de cortes de res a un precio razonable y el encanto de prepararla por ti mismo en la mesa. La lengua acompañada con toda una variedad de salsas fue muy sabrosa. También tienen sopas picantes japonesas, algo que no se ve en México.


Las cervezas estaban a buen precio y eso fue lo que terminó por hacerlo una buena opción para una cena a altas horas de la noche en Vancouver.
Beef Tongue
SIZZLING Beef Tongue ... mmmm!
video
Kobe Beef
SIZZLING Kobe Beef
video
Spicy Beef Udon




Hospedaje:  El Gringo quedó bastante satisfecho con su experiencia en el Best Western Plus Uptown Hotel lejos del ruido y el bullicio del centro de Vancouver, pero muy bien ubicado para usar el transporte público (en opinión del Gringo esa es la mejor manera de moverse en Vancouver por rápida, segura y barata). En el hotel el estacionamiento estaba incluido y… ¡sorpresa! El desayuno también con platillos calientes, fruta fresca y bebidas. El precio del hotel era menor al promedio, lo que hizo que fuera aún más conveniente.



Cosas que hacer: 

Stanley Park y el Acuario de Vancouver  son obligatorios. El parque es grande y tiene jardines delicados y árboles enormes que invitan a caminar. El acuario fue remodelado hace poco y para el Gringo ha sido el mejor que ha visitado, y eso que ha ido al de Monterrey, California, al Birch Aquarium de San Diego y el de Veracruz, así que conoce varios. Las exposiciones están muy interesantes y tienen una sala de 4D a la que puedes acceder sin costo extra. El 4D es algo que realmente vale la pena conocer.

TIP: Algunos días hay recorridos nocturnos sólo para adultos, si lo tuyo no es el ambiente familiar.


El campus de la Universidad de British Columbia (UBC) y el Museo de Antropología  (MOA) fueron algo lindo de ver y de conocer. El  MOA tiene una gran colección de culturas indígenas de Canadá y el resto del mundo, muy bueno para aprender del pasado de Vancouver.

Hacia el final de su visita a Vancouver el Gringo pasó por Gastown y Chinatown, los dos están en el centro de la ciudad. Gastown tiene unos bonitos edificios de principio de siglo, pero está lleno de tiendas turísticas y turistas que al Gringo no le gustan (aunque el reloj de vapor fue muy padre). Chinatown dejó que desear, de hecho hay otras partes de la ciudad donde vimos más gente asiática que en Chinatown.
Stanley Park
Medusa!
MOA Totem!
Orca!

En resumidas cuentas Vancouver fue muy agradable por su comida, su cultura, su gente y sus sitios de interés.

Próximamente: Viajando con el Gringo EXTRA Boston, MA!

No comments:

Post a Comment